Limpieza de Gasóleo en Depósitos

El combustible va degradándose poco a poco, influido sobre todo por los cambios de temperatura, la presencia de agua y bacterias, y el mismo calor que se desprende de los sistemas de motores y grupos. Así, la calidad del gasóleo y el estado del depósito son factores que influirán en la vida de la caldera y del resto de elementos de la instalación.

Es por eso que en PETRANOIL, como distribuidores de gasóleos, adquirimos el producto en la Central de Torrejón de Ardoz de CLH (antigua CAMPSA), con la garantía de calidad que esto supone. Por otro lado, contamos con un sistema de doble filtrado del producto: antes de que entre en nuestras instalaciones, y antes de la carga en nuestro camión de reparto. De esta forma garantizamos un producto en óptimas condiciones para su uso. No obstante, los principales enemigos del gasóleo son:

  • Agua: El agua que aparece en el gasóleo procede en su mayor parte del agua de condensación. El aire que tiene vapor de agua al ponerse en contacto con una pared lisa y fría del depósito hace que se licúe y acaba cayendo dentro del gasóleo. El gasóleo que se distribuye actualmente tiene un contenido de BIODIESEL (marcado por Ley) del 7%. El Biodiesel tiene la propiedad de absorber el agua de forma que se mezcla con el gasoil.
  • Bacterias: El gasóleo que contiene agua, y esta es el hábitat adecuado para la proliferación de bacterias que contaminan el gasóleo ensuciando filtros y generando impurezas.
  • Parafinas a bajas temperaturas. Las parafinas tienen un alto poder calorífico y su presencia es positiva, excepto en invierno que sin un adecuado aditivo pueden solidificar taponando los filtros.
  • Impurezas, que pueden proceder de bacterias o de la propia contaminación atmosférica

En cuanto al depósito de combustible, el polvo y la suciedad que puedan entrar terminan acumulándose en el fondo, por lo que no se recomienda apurar el combustible, para que no entre en el circuito. Aun así, cuando se produce el llenado del depósito, esta suciedad se remueve y permanece flotando hasta que termina por posarse nuevamente en el fondo. Si se enciende la caldera antes de que esta suciedad se haya vuelto a posar, se corre el riesgo de avería.

Es en este campo donde PETRANOIL ofrece ahora a sus clientes un producto novedoso y más económico: el filtrado del gasoil en la instalación del cliente.

Este sistema consiste en la recirculación del gasoil del depósito a través de un equipo móvil, de forma que arrastra la suciedad que pueda haber en el fondo del depósito o en suspensión, así como separa el agua del gasoil.

Ejemplo de limpieza realizada a un cliente en HITA:

Gasóleo del interior del depósito una vez terminado el filtrado: